«Hasta el toto». Entrevista a Claudia GR Moneo #QuéArteTieneHija

Claudia González en una imagen realizada por la fotógrafa Tamara Pastora








🌿Entrevista Ilustradoras andaluzas
Síguelas con el Hashtag #QuéArteTieneHija

📣Quͧédͩaͣtͭeͤ siͥ tͭeͤ iͥntͭeͤrͬeͤsaͣ… eͤl feͤmͫiͥniͥsmͫoͦ aͣndͩaͣluͧz, si estás hasta el toto, si te gustan las obras pictóricas del XVI al XX, si te va el rebujito andalú, el feminismo gitano andalú, las creativas andaluzas.

Claudia GR Moneo (Jerez, 1994) se define a sí misma como creativa andaluza y nieta de la Rosa Moneo. Despierta y de presencia cálida y espabilá, Claudia es de estas personas a las que se le ve en los ojos lo lista que es «la joía». Tiene tanto talento que lo expresa de muchas formas. El periodismo y la ilustración son algunas de ellas. Su exposición Hasta el toto recoge ilustraciones de obras de arte conocidas a las que ella da un giro pensándolas desde situaciones y frases actuales. Todas ellas reflejan el hartazgo de tantas y tanta mujeres sometidas a la androcéntrica mirada histórica. Hoy nos acercamos un poquito más a esta faceta artística de Claudia tan impregnada de feminismos gitano andaluces que ella cataliza en su persona como nadie. 

 

 
P. ¿Por qué haces ilustraciones? ¿Qué te mueve a hacerlo?
R.Me influyeron mucho ilustradoras como Flavita Banana, Monstruo Espagueti, Agustina Guerrero… Siempre había dibujado retratos de actores. No sé por qué. Quizá porque me encanta el cine y algunos actores en sí. Y digo actores porque realmente solo dibujaba hombres. Pa’ qué te voy a mentí. Y siempre los hacía a boli negro o azul bic. No salía de ahí.
 
Hasta que un día decidí intentar hacer algo parecido a lo que dibuja Flavita, pero claro… ¿en qué me fijo? No soy una ilustradora como tal. Eso me viene muy grande. No tengo capacidad de dibujar lo que imagino. Más bien dibujo lo que puedo ver. Lo elijo, lo observo y empiezo a interpretar.
 
Cuando me lo propuse, decidí dibujar a La Gioconda, pero porque en el telediario estaban hablando del misticismo que encierra esta obra. Había muchas conjeturas, muchas versiones, leyendas… Y me vino la frase: «Todos me juzgan pero nadie me pregunta». La frase vino antes que el dibujo, así que eso me motivó a dibujarlo… a mi manera.
 
 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Claudia GR Moneo (@claudia_grmoneo) el

 
Decidí hacer un obra minimalista, con poco detalle. Que se reconociera el cuadro, sí, pero que tuviera más peso el mensaje… Así empecé. Y tras cuatro años dibujando obras pictóricas, hoy me mueve seguir reflexionando sobre lo personal, sobre cómo el patriarcado nos condiciona a todo el mundo…
 
A día de hoy, de las ilustraciones que hago, las que tienen más fuerza son las que dan ese mensaje feminista. El ir más allá. No sé, el mensaje que incomoda. Me gusta incomodar, jaja.
 
P. Si tuvieras que hacer una pequeña sinopsis de tu trabajo, ¿cuál sería? 
R. Mi trabajo es subversivo. Va contra lo establecido, contra los roles de género, las agresiones sexuales y el acoso. Promueve la libertad sexual y mucha sororidad. Pero también busca sacar la carcajada. Echarse unas risas y provocar.
 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Pokino / RETRATOS FAMILIARES II #ilustracion #piscina #verano #pokino #vacaciones #juegos #mujeres #amigas #sororidad #yelratitoquehemosechao #andalucia #jerez

Una publicación compartida de Claudia GR Moneo (@claudia_grmoneo) el

 
En mis obras hay dos patas: el feminismo y el andalucismo. En algunas ilustraciones se encuentran ambas, pero en otras solo aparece la idiosincrasia andaluza, o solo un mensaje feminista sin acento. Pero a mí me gusta jugar con ambas. Y cuando consigo mezclarlas es una putísima maravilla.
 
 
P. ¿Relacionas tu profesión periodística con tu faceta como dibujanta?
R. La verdad es que no. Quizá para aprender o conocer a gente a la que luego entrevistar… O bueno, el periodismo me sirve para estar a la actualidad en temas que quizá pueda tocar en algún dibujo. Por ejemplo: «Cómeme hasta que el patriarcado acabe», viene de «Bésame hasta que Pablo Casado deje de decir gilipolleces».
 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Claudia GR Moneo (@claudia_grmoneo) el

 
 
P. Has dicho que tienes muy presente la idiosincrasia andaluza. ¿Cómo inserta esta mirada además del lenguaje usado? 
R. Me encanta meter mi imaginario andalú en los dibujos. Tanto en la selección de pintores, de la temática de las obras o en el mensaje escrito. El andalucismo está en mis obras de manera transversal. Y es así porque soy andaluza y me siento orgullosa de la comunidad que forma el andalucismo que yo entiendo. De comunidad, naturalidad, bondad, generosidad, arte…
 
Es la cultura a la que pertenezco, quiero y también critico. Algunos ejemplos son: ‘Vieja friendo huevos’ de Velázquez, donde el nieto le pregunta a la abuela qué hay de comé y ella le responde «Coño con papas»; cómo no, en honor a mi abuela Rosa. Es algo que ella siempre dice. O… «Estoy estrozaíta». Son vocablos nuestros que, por Dios, tienen que estar presentes sí o sí.
 
 
Empecé a dibujar obras pictóricas muy populares como son La Gioconda, Las tres Gracias, El Grito o El rapto de Proserpina… Y a medida que me fui quedando sin obras de arte tan conocidas, empecé a buscar escenas costumbristas que me casaban a la perfección con lo que quería decir. Pero con el tiempo me volvió a pasar lo mismo. Así que miré muy adentro: a las zentrañas, las entretelas. Es decir, a mi entorno más cercano: mi abuela, mis tías, mis amigas… Y claro, empecé a reliar frases de mi abuela —o de mi madre «Mala puñalá te den»—, con obras de Ron Hicks o Julio Romero de Torres. Entiendo que al principio me fui al extranjero para finalmente terminar en mi tierra. 
 
P. Tu abuela Rosa se define como «gitana por to los cuatro costaos». ¿Cómo plasmas tus raíces gitanas en tu trabajo?
R. A raíz de presentar un programa de flamenco en la televisión andaluza, empecé a utilizar las escenas que dibujaba con las maravillosas letras del cante jondo andaluz. Un cante que, como la sociedad misma, bebe del machismo. Fue a raíz de ahí cuando mis creaciones, que empezaron siendo mu feministas y andaluzas, han terminado siendo también mu gitanas. Porque mis orígenes, mi familia, está atravesada por la comunidad gitana.
 
Lo que busco sobre todo con los gitanismos en mis obras es revalorizar el habla, las costumbres de hermandad y de sororidad de la comunidad gitana. Prolongar esa esencia sana, rica y auténtica para que las nuevas generaciones las hagan suyas y no las desprecien ni sea algo por lo que avergonzarse. No quiero que mi tía le vuelva a decir «niña habla bien» a mi prima, cada vez que ésta diga «mi mare». 
 
 
P. ¿Hay alguna cuestión social que preocupe especialmente a tu trabajo?
R. El amor romántico, la autoestima, nuestras inseguridades… Es algo que estoy cuestionándome mucho en estos últimos años. Tiene mucho que ver con mi situación personal y con mi entorno.
 
Me llama la atención que entre amigas siempre nos quejemos de lo mismo y que no seamos capaces de aprender de los consejos de otras mujeres. «No soy feliz con mi pareja». «No sé ni siquiera si quiero tener pareja». «No sé cómo dejar a mi pareja porque…» «¿quién me va a querer luego?» Son cuestiones que se repiten. Siempre.
 
Y… ¿cómo ayudar a esas mujeres a escapar? ¿A que se quiten la venda? Reflexiono ahora mucho sobre cómo quererse a una misma. Y en eso me ayudan mis propias amigas, esas que también están jodidas.
 
 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Paquera (Fotografía: Elke Stolzenberg) #tangos #lapaquera #paquera #flamenco #jerez #andalucia #cantejondoandaluz #cantejondo #ilustracion #cantaora #mujer #feminismo #arte #art

Una publicación compartida de Claudia GR Moneo (@claudia_grmoneo) el

 
 
P. ¿Cómo percibes el contexto que rodea a las mujeres ilustradoras? ¿La cuestión de la precariedad está presente? 
R.¿Precario? Sí. Y más trabajando desde Andalucía, ya que el trabajo realizado desde Andalucía está estigmatizado. Es curioso, porque quizá el trabajo que hagan andaluzas que curran en Madrid o Barcelona no se infravaloriza tanto. A veces, parece que la geografía influye bastante. Sin embargo, creo que sí se valora —o quizá la que lo valora soy yo— y hablo desde el egocentrismo jaja.
 
Creo que hay un boom ahora de ilustradoras No sé, las redes sociales me han acercado muchísimas ilustradoras de la provincia gaditana que son muy reivindicativas: P.nitas, Nawers, Marina Parra, María Gómez…
 
 
P. ¿Qué retos crees que enfrentan en la actualidad las mujeres ilustradoras de tu entorno?
R.Quizá en ganar un dinero digno y respeto. Que las empresas de Cádiz llamen a ilustradoras gaditanas, o que la Diputación de Jaén llame a Isabel Ruiz Ruiz a la hora de ilustrar un festival feminista, por ejemplo. ¿Pa’ qué buscarlo fuera teniéndolo en casa? Hay que valorarlas. Facilitarles espacios, contratarlas, difundir sus trabajos… Un poquito ma’ de sororidad.
 
P. ¿En qué andas ahora con tus ilustraciones?
R. Me gustaría darle una vuelta ahora mismo a los mensajes. A las frases… Volver a los principios. Necesito reposar más las ilustraciones y el qué decir. Me he llevado un tiempo dibujando sin parar, a un ritmo frenético, no sé si por postear una ilustración al día en mis redes. No sé. Pero es eso, siento que necesito escoger mejor cada cuadro y cada mensaje. Menos es más. Y de diez que hago ahora, solo una me satisface en su plenitud.
 
También he de decirte que, tras hacer la exposición Hasta el toto, me he dado cuenta de que el feminismo está calando para un solo sector de la sociedad: un sector minoritario, como puedo ser yo y mis iguales. Pero no llega a los estamentos populares. Creo que el feminismo no se está explicando bien hoy. Y que todavía hay que incidir en que se trata de una lucha contra el patriarcado, no contra los hombres. Así que me gustaría poder dirigirme a todos y no a mis iguales. No sé si me explico.
 
 

Mar Gallego

Contaora. Felizmente Fracasada. http://margallegoes.blogspot.com