Rosa la del delantal: “Zoy una muhé de pocas palabras pero de mucho conocimiento”

La Plazuela, en Jerez, despidió por todo lo alto a su Rosa Moneo Vargas. Su nieta, Claudia Gónzález relata en esta crónica el día que su abuela Rosa no pudo ir a comprar el pan como hace cada mañana acompañada de sus vecinas. ¿La razón? La gran sorpresa que le esperaba al cruzar la esquina: un mural enorme con su foto en la pared de su barrio elaborado por el artista Juan Carlos Toro. Un homenaje que han querido hacerle sus familiares y su vecindad y que le dice a Rosa que quizás ella puede ser la voz que cuente su propia historia o un referente de sabiduría cercano y accesible para todo el mundo: al que tenemos que escuchar y del que debemos aprender. Porque a veces los mejores libros son lo que nunca se han escrito.

La vida de Rosa

Su nieta, periodista de profesión, ya pudo ver que su abuela era su gran referente y su gran maestra. Por eso, realizó en 2016 un documental sobre su abuela. En él, Rosa habla sobre sí misma: “yo zoy una muhé de pocas palabras pero de mucho conocimiento”. ¡Y tanto! En el documental Rosa aparece con su talismán: un delantal que siempre lleva encima y con su pañuelo de lunares. Su rutina está llena de comunidad y de sororidad: de vecinas y de comares. Sale de su patio de vecinas y las llama para comprar el pan. A pesar de sus momentos de depresión, ella -que se declara gitana por tó los cuatro costaos- hace un llamamiento constante a la alegría: al cante, a sus coplillas… Es amante de la medicina: “zi hubiera zabío leé, vamoh eso pa mí era mi delirio”.

 

“Ahora es cuando estoy viviendo”, asegura Rosa. Al igual que muchas mujeres andaluzas de su edad que pasaron por muchas penurias, es ahora cuando encuentra cierta tranquilidad y un sentío, quizás, a tanto esfuerzo. Por eso en feminismo nunca podemos olvidarnos de sus voces ni des sus sabidurías, ni de que ellas también son objeto de nuestros sentires colectivos porque, si afirmamos que sólo la gente joven es el futuro, estamos insistiendo en un modelo capitalista que deshecha los cuerpos más sabios cuando ya no les sirve. Como decía Lorca, “hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo”. Hoy Rosa, sin gritar siquiera, sale a comprar el pan como ella dice “con sus amigas de la calle”, y lo llena.

Así que si vas por Jerez y te topas con un mural de una mujer con un delantal, y te preguntas quién habrá sío esa persona tan relevante, tendrás que buscar la historia de Rosa Moneo Vargas y encontrarás un tesoro mayor que el que buscabas: que es en las historias ordinarias donde reside lo importante.

Mar Gallego

Hija de Antonia y Manué. Contaora y Periodista. Taconeo en Pikara Magazine y me entreno para ser folclórica en el Proyecto de Feminismo Andaluz "Como vaya yo y lo encuentre". Mi norte es el Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *