El universo disidente de Eleno de Céspedes

Miguel de Cervantes recogió en su obra Persiles y Segismunda, Historia Setentrional publicada en 1617, el personaje de la Bruja Zenotia. Lo desarrolló tras conocer la historia real de un personaje de Alhama de Granada, tras visitar la localidad en 1594. La Bruja Zenotia, en la vida real, se llamaba Eleno de Céspedes. Era un hombre trans y afroandaluz que pasó de ser esclavo a uno de los mejores cirujanos de la Corte y a quien conocemos por la irrupción en su vida de la Santa Inquisición que condenó con fuerza su disidencia de género. Hoy queremos acercarnos un poco a su historia.

Si te llegas un día por Alhama de Granada, puede que te topes con esta placa:

En ella se recoge la historia de Eleno de Céspedes, cirujano afroandaluz nacido bajo la condición de esclavo en 1545. Pasar de la esclavitud a convertirse en uno de los profesionales más demandados de su época fue sólo una de las transgresiones sociales llevadas a cabo por Céspedes. Tales fueron éstas, que su caso fue llevado al Tribunal de la Santa Inquisición. El motivo de entre todas sus irreverencias, su matrimonio con una mujer. Porque, aunque en la placa se habla de cirujana transexual, lo cierto es que, en la actualidad,  Céspedes hubiera sido considerado hombre trans en una época en la que vestirse de manera diferente a la que marcaban las asesinas normas sexuales y de género era delito. A ojos de Iglesia, Céspedes era una mujer que había sobrepasado absolutamente todas las barreras morales, incluida la ausencia de respeto por el sacramento del matrimonio. Para la Iglesia, el matrimonio se había dado entre dos mujeres.

Miguel de Cervantes recogió en su obra el personaje de la Bruja Zenotia. La Bruja Zenotia, en la vida real, se llamaba Eleno de Céspedes. Era un hombre trans y afroandaluz juzgado por la Inquisición. Clic para tuitear

Relato “pornográfico-legal-médico”

Así define María José Belbel Bullejos en su estudio La pesadumbre de Eleno de Céspedes la tortura por las que Céspedes y María del Caño (mujer con la que contrajo matrimonio) tuvieron que pasar en el juicio contra su relación. Todo un ejercicio de violencia sexual en el que examinaron al detalle sus relaciones íntimas: ¿qué miembros intervenían? ¿cuáles no? ¿cómo lo hacían? Sin embargo, el proceso inquisitorial llevado a cabo en Toledo, en todo momento tuvo como a Céspedes como único acusado.

El andaluz Eleno de Céspedes contrajo matrimonio con María del Caño en el S.XVI. La inquisición condena la unión y hace todo lo posible por demostrar que Eleno era mujer acusándolo de sodomía. Clic para tuitear

Según Marie Catherine Barbazza, Céspedes es llevado ante la Inquisición por varias transgresiones. La primera es la usurpación del vestido masculino. Era la segunda vez que Eleno era acusado por esto. La primera vez fue encarcelado en Arcos de la Frontera donde ejercía de mozo de labranza y pastor. Céspedes tomó la decisión, después de enfrentamientos violentos con varios hombres, de dejar de usar los ropajes femeninos. Pasó de trabajar como sastre al oficio de mozo, como digo, por aquellos años. Ya había mantenido relaciones con varias mujeres. A pesar de la represalia, decidió seguir su camino y no volvió a firmar como Elena.

La segunda acusación a la que Eleno de Céspedes se enfrenta es la de haberse casado con una mujer. El único fin social del matrimonio era el de la procreación. La penetración sin estos fines se consideraba sodomía. Eleno, que en su defensa habló en todo momento de su supuesto hermafroditismo,  había podido contraer matrimonio gracias al informe de cirujanos de prestigio. Sobre 1585, fecha en la que Céspedes ejercía en Ciempozuelos,  conoció a María del Caño con la que luego se casará. Según un estudio de la Universidad de Valladolid, el párroco de la zona solicita permiso a la Vicaría de Madrid para llevar a cabo el enlace por dos motivos. Por una parte, para descartar un posible matrimonio bígamo, muy frecuente en aquellos años. Por la otra, para pedir un certificado de masculinidad y un examen de sexo a Céspedes por las sospechas que su aspecto le generaba. Es ahí cuando interviene el médico real Francisco Díaz y el doctor Antonio Mancilla, dictaminando ambos que el sexo correspondía a un varón.

Sufrió otro examen, solicitado también por la Vicaría, por parte de los doctores Francisco Martino y el licenciado Casas en la localidad de Yepes. Asimismo, se le realizó otro análisis en Madrid a instancias de la Vicaría, el 17 de febrero de 1586, por los doctores Francisco Díaz, médico de la Corte, y Antonio Mantilla. Todos ellos consideran a Eleno un hombre por lo que Céspedes pudo casarse el 11 de mayo de 1586 en la Iglesia parroquial de Yepes. El evento no estuvo exento de polémica ya que otra mujer, Isabel Ortiz, quiso impedir la boda argumentado que Eleno, antes, se había comprometido con ella.

Para poder casarse con María, Céspedes tuvo que adquirir el certificado de masculinidad en el S.XVI. Se le sometió a varios análisis médicos. Clic para tuitear

Todos estos exámenes, sin embargo, quedaron en papel mojado para la Santa Inquisición que, después de hacer nuevas pruebas, dicta que los órganos sexuales de Eleno pertenecen a los de una mujer. Para evitar el delito de soborno, los médicos anteriores acusaron a Céspedes de hechicería. Según ellos, algo tuvo que hacer para haberles engañado aquel día y que vieran, como vieron, órganos sexuales masculinos en Céspedes. Concretamente aludieron a “alguna ilusión del demonio, sotileza o embuste de la desventurada mujer”. Por otro lado, lo argumentos de Eleno sobre su intersexualidad defendían la presencia de un doble aparato genital (masculino y femenino) en el que predominaba el primero. Según Céspedes, había perdido sus atributos masculinos a causa de una enfermedad genital.

Penitenciado por la Inquisición. Acuarela de Pancho Fierro (Lima, 1807 – Lima, 1879)

Finalmente, la penetración en sus relaciones con María establecen el delito para Céspedes: culpable de sodomía, bigamia, perjurio y burla del sacramento del matrimonio. El castigo se estableció como medida de advertencia para el resto de la sociedad. El proceso, según las fuentes consultadas, concluyó el 19 de noviembre de 1587. Céspedes se tuvo que enfrentar a una sentencia con desnudo público incluido, 200 azotes y la imposición de llevar el sambenito (capirote y paseo público en burro).

¿Su condena posterior? Obligada a ser mujer con todas las consecuencias: prestar sus saberes cirujanos de gratis en diferentes hospitales. Su reconocimiento profesional y su fama después del juicio fue tal, que la gente hacía peregrinaje allá donde era destinado.

Debido a esta veneración hacia su persona, tuvieron que trasladarlo varias veces. Finalmente su rastro se perdió. Existe la posibilidad de que emigrara a Lima. Hay fuentes que indican que allí vivió bajo el nombre de Francisco del Corral.

Antes de la Inquisición

El sistema sexo-género no fue el único que Eleno de Céspedes subvierte. Su historia es también la de una increíble escalada social que le lleva a convertirse en un profesional de renombre y prestigio, a pesar de la interseccionalidad de su caso: ser una persona racializada que había nacido bajo la condición de esclava. Ésta la hereda de su madre, Francisca Medina, una mujer mulata que tiene que vivir cómo el padre de Céspedes -el amo de la casa- atribuye la paternidad a uno de sus empleados; abusando, una vez más, de su posición de poder.

Francisca dio a Céspedes su mismo nombre. La que era para todo el mundo una niña fue marcada en la cara como esclava aunque posteriormente obtendría la libertad. Un dato curioso es que Céspedes pasa de llamarse Francisca Medina a Elena de Céspedes, tomando el nombre de la dueña de la casa. Es decir, de la esposa de su padre. La razón es que trabajó para ella, junto a su hermana Ana, como sirvienta. Sus relaciones eran buenas. Puede que por este motivo Céspedes, a pesar de su condición de esclavitud, aprendió a leer y a escribir en aquella casa. Es decir, recibió algo de educación formal.

Según un texto publicado en la Revista española de investigaciones quirúrgicas, Céspedes contrajo matrimonio a los 16 años con un albañil de Jaén, Cristóbal de Lombardo quien dejó la relación los pocos meses, estando Céspedes en estado. Tuvo un hijo a quien dio en adopción a un panadero de Sevilla. Este embarazo fue usado posteriormente como “prueba” de su “condición de mujer”.

Tras esto, parece haber en su historia una gran determinación a salir adelante por su sola persona, a progresar socialmente y cambiar su suerte y sus huellas iniciales. Céspedes empezó así en Alhama de Granada a conocer el oficio de tejer con el maestro Castrillo. A medida que iba pasando el tiempo se iba trasladando a numerosos pueblos para llevar a cabo el oficio hasta que en 1564 comenzó a servir en la casa del Tesorero de la Capilla Real. Allí conoció a Juan de Sessa a quien también se le conocía como Juan Latino. Un afroandaluz poeta y humanista del Renacimiento de gran prestigio en la época. Sin duda, este referente marcó en Céspedes un antes y un después en su trayectoria vital por sus semejanzas con sus propias raíces ya que Sessa, al igual que Céspedes, había sido esclavo. Fue bajo esta complicidad y compañía, según algunas fuentes, cuando Céspedes amplió sus estudios y se formó como sastre. Una profesión reservada en aquel siglo a los hombres.

En los vaivenes posteriores de Céspedes -Jerez, Arcos y otras poblaciones- intervienen sus varias relaciones de amantazgo-amorosas con algunas mujeres. Se hacen más presentes los problemas por su posicionamiento ante su opción de género -con cárcel incluida- hasta que en 1568 estalla la revuelta de los moriscos de las Alpujarras y Céspedes decide participar como soldado contra los moriscos. Hay que marcar en este punto que hay fuentes que confirman que Céspedes originariamente era morisco aunque no es algo que especifiquen todas las fuentes. Interviene en diversas batallas como soldado hasta que descubren su condición trans y se le pide que abandone el ejército. Parece ser que no lo hace.

Eleno de Céspedes participó como soldado contra los moriscos hasta que fue descubierta su condición trans. Clic para tuitear

En 1571, a los 30 años, Céspedes se traslada a Madrid ya como Eleno. En la ciudad entra en contacto con el cirujano Juan Fragoso que le enseña el oficio. Céspedes comienza a trabajar sin título en un Hospital de la Corte como ayudante de cirujano. Lo hace también de manera ambulante por los pueblos de alrededor empezando a amasar ya cierto prestigio por su trabajo. Finalmente obtuvo en Cuenca su licencia de cirujano. Todos los documentos registran que su carrera fue extensa y prestigiosa. Puede que la envidia profesional de algunos fuera el detonante para que Céspedes fuera llevado ante la Santa Inquisición. Sobre 1585, conoció a María del Caño con quien se casaría. ¿Cómo acabó la historia? Ya la sabéis.

Resulta tremendamente complicado narrar la vida de disidencia de género de Céspedes desde posiciones actuales. Pero también se hace difícil negar que las transgresiones se realizan siempre porque se tienen muchísimos elementos en contra. Elegimos ser lo que podemos ser con todos esos elementos alrededor. Ante los textos que hablan de Céspedes como una mujer que quiso ser otra cosa, cabría preguntarse ¿por qué Eleno no puede ser contado simplemente por lo que hizo y lo que fue? ¿Por qué no puede ser considerado simplemente un hombre trans  o qué nos hace pensar que hoy su decisión hubiera sido distinta? Su persecución histórica nos trae ecos de argumentos que, también hoy, tienen aquí sus sedes de la Inquisición y sus autobuses tránsfobos.

Hoy, para recordarlo, preferimos quedarnos con su propia firma como si ahí descansara su mismísima voz.

*Me parece oportuno destacar que la condición de intersexualidad a la que aludía Céspedes toma elementos propios de la época relacionados con las superstición. Es decir, Eleno usa argumentos que no parecen muy reales para defender su posicionamiento. En este caso, sí cabe pensar que el hermafroditismo fue el argumento más socorrido a su alcance para salvar su vida. No parece que, en este caso, concreto, se pueda hablar de intersexualidad aunque no está de más plantearlo y señalarlo también.

 

¡Haz click si te interesa el taller online que vamos a hacer con Relatoras!

Mar Gallego

Hija de Antonia y Manué. Contaora y Periodista. Mi norte es el Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *