¡Un #8M en Chiclana!

Dicen que sólo recordamos días puntuales cuando la emoción estuvo presente en ellos. Por eso mismo nos acordamos perfectamente de qué hicimos el ocho de marzo de 2018, y por eso mismo recordaremos también éste. La transformación integral de una herramienta como la huelga y la inclusión en la misma de la emotividad, la alegría y la incorporación de temas que van más allá de lo laboral, es un logro de los movimientos feministas. El feminismo ha inaugurado una nueva forma de entender el mundo y también las huelgas.

Parte de la Asamblea Abierta de Chiclana
El feminismo ha inaugurado una nueva forma de entender el mundo y también las huelgas. Clic para tuitear

Desde ese mismo entusiasmo, la asociación local Kódigo Malva lleva años y años trabajando. Su apuesta ha estado marcada por la intergeneracionalidad y por el toque de color. En un pueblo como Chiclana, estas mujeres han conseguido cubrir el hueco feminista de la mejor de las maneras.

Si algo comentábamos el pasado ocho de marzo algunas, es que hubiera sido impensable en nuestra adolescencia autonombrarse feminista o participar de eventos públicos de este tipo en un municipio que tiene su fuerza creativa dispersa por los campos, las playas y los espacios privados. Kódigo Malva ha conseguido, en parte, que esto haya dejado de ser un imposible. Tanto es así, que el día anterior al ocho nos unimos mayores y adolescentes y en el aire se respiraban muchísimas ganas de dinamizar otros temas (como el de la diversidad sexual) desde la Asamblea Feminista abierta de Chiclana que se creó para preparar la Huelga.

Desde el mes de enero, esta Asamblea formada por Kódigo Malva, Apdha, Burujabe, Café feminista de Chiclana, IU, Podemos y activistas individuales; han trabajado porque el ocho de marzo no se quede en las capitales y porque el pueblo de Chiclana tenga el derecho a tener información sobre la huelga.

Gracias a ellas pudimos estar el día de la huelga por la mañana, frente al Ayuntamiento, viendo a una profesora como Nuria emocionada porque su alumna Rocío leía parte del Manifiesto. Presente el alumnado de varios institutos como el de Fernando Quiñones y las  vecinas y antiguas comares encontrándose en espacios distintos. Casi todas nos trasladamos juntas en tres autobuses hasta Cádiz donde se llevó a cabo una multitudinaria marcha por la tarde. Ni el carnaval logró hacer sombra a tanta gente y tanto grito feminista.

Unas jóvenes en la concentración de Chiclana

Fue una lástima que los medios locales se limitaran a cubrir el acto poniendo el micrófono únicamente a representantes políticos que se pasaron por el acto chiclanero a pesar de no haber trabajado en el mismo. Quienes realmente llevaban meses trabajando en el evento no fueron preguntadas al respecto. Es ahí cuando te das cuenta de que el feminismo tiene que llegar a lo local con mayor fuerza y que, además, puede hacerlo como la Asamblea de Chiclana lo ha hecho: desafiando con alegría, aquelarres y música las formas únicas de entender el feminismo y la huelga. ¡Nosotras fuimos con nuestra música feminista y todo a la manifestación! ¿Por qué no podemos ser este atractivo de unicornios, brujas y mezclas intergeneracionales y locales que tan felices nos hacen? ¿Acaso tememos que la gente…

…se nos una?

Mar Gallego

Hija de Antonia y Manué. Contaora y Periodista. Mi norte es el Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *