¿Qué es el mansplaining de toa la vida de Dió?

Nuestra labor pedagógica sin precedentes pretende ilustrar a todo el pueblo catellano-descendiente y otros que habitan una otredad delirante sobre feminismo andaluz. La ley de nuestras formas explicativas nos llevan a una reducción mordaz del lenguaje conocida como “economía del lenguaje” que solo pueden llevar a cabo sujetes muy inteligentes y dominatrix de la metáfora que echan cuenta de que el “no ni ná” en verdá es “sí tela!!”. Es como comprar un cuarto y mitá de jamón serrano del bueno en una oferta 2×1 la semana antes de navidad.

En esta nuestra misión económica y alejándonos todo lo posible de los feministómetros y de los precios altos del Carrefour, hoy explicamos el palabro feminista “mansplaining”, tan de moda entre las chiquillas modernas del pueblo que se ponen la sobaca hasta la ceja.

Mansplaining , según el diccionario de San Google, es “un neologismo [argo nuevo] anglófono  [que no es andalú, de fuera…] basaoo en la composición de las palabras hombre y explicar, que se define como “explicar algo a alguien, generalmente un hombre a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista”.

Mansplaining de andar por casa

lola-flores-mansplaining

Vamos a lo nuestro. ¿Qué coño es esto del mansplaining? Pues el mansplaining era cuando nuestro padre le decía a nuestra madre (según la norma hegemónica claro) desde el sofá en el que había tenío el culo pegao durante tres horas (mientras veía el fútbol y cambiaba el canal)* cómo se tenía que hacer la receta que ella llevaba haciendo 16 años y que él se había comido siempre con sumo disgusto porque no era de su agrado. A pesar de su inexperiencia en la cocina porque nunca hizo nada de eso, tu pare se sentía en el poder de decirle cómo tenía que cocinarlo. Esa acción de explicarle cómo cocinar sin tener puñetera idea es un mansplaining.

Otro ejemplo más de oficina: El mansplaining es cuando un compañero de trabajo -informático de profesión- te explica cómo puedes escribir un artículo de manera más atractiva e interesante. Lo hace haciéndote un favor en una labor pedagógica incomiable y totalmente prescindible ya que tú eres periodista profesional y además tienes un libro titulado “Escribir un artículo de manera más atractiva e interesante” que va ya por su cuarta edición.

Respuestas históricas al Mansplaining en Andalucía

El mansplainign de toda la vida lo hemos contestado en estos sures con mucha contundencia. Lola Flores en su libro “Soy la persona más libre que conozco” dio unas cuantas técnicas para afrontarlo. Una de ellas es ponerse frente al sujeto en actitud toro de miura y decirle “PERO TÚ TA CREÍO QUE YO SOY CARAJHOTAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!“. Podemos decir que es la más eficaz.

Otra táctica es más sutil pero puede llegar a funcionar. Mientras nos tocamos nuestro coño insumiso explicamos “ME VA A COMER EL COÑO A DOS TIEMPOS PEDAZO DE MIERDA”.

Sabemos que estas agrasiones [respuesta a las agresiones con mucha gracia] pueden resultar fuera de contexto en un ambiente heterosexual y androcéntrico. Es decir, en todos lados… pero si asumimos que  hagamos lo que hagamos vamos a cobrar menos, abrazar el caos resulta apasionante, coherente y divertido. Y  recordad…

NINGÚN MANSPLAINING SIN RESPUESTA**

Aunque sea peerte…


*Cada vez que en mi pueblo la pintada cansina de “Papá, dónde estás” me imagino al padre contestando “aquí en el sofá viendo la tele”. Conozco a padres que ejercen con compromiso su paternidad pero, venga ya… estas pintadas son pura manipulación que proviene precisamente de quienes nunca tuvieron interés en ser buenos padres y quieren dar por saco para joder a las madres. Nos vamos a ignorar más de dónde vienen estas pintadas joé!

** Y si no te da la gana responder por no respondas. Tú haz lo que mejor te siente ciela!

Mar Gallego

Hija de Antonia y Manué. Contaora y Periodista. Taconeo en Pikara Magazine y me entreno para ser folclórica en el Proyecto de Feminismo Andaluz "Como vaya yo y lo encuentre". Mi norte es el Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *